Matrimonio infantil y uniones tempranas o convivencias

Matrimonio infantil y uniones tempranas o convivencias

La Agenda 2030 nos compromete como región a poner fin al matrimonio infantil y uniones tempranas, asegurando a estas niñas de hoy que serán adultas en 2030, y a sus familias, oportunidades para su pleno desarrollo. Para lograrlo, no podemos esperar más. Ahora es el momento de activarnos.

Ahora es SU momento.

 

Para Naciones Unidas el «matrimonio infantil» es aquel en el que al menos uno de los contrayentes es un niño. De conformidad con la Convención sobre los Derechos del Niño, «se entiende por niño todo ser humano menor de 18 años de edad, salvo que, en virtud de la ley que le sea aplicable, haya alcanzado antes la mayoría de edad»[1]. El Comité de los Derechos del Niño ha exhortado a los Estados partes a que revisen la mayoría de edad si esta se encuentra por debajo de los 18 años.

 

En 2012 el Comité de los Derechos del Niño y el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer, junto con la Representante Especial del Secretario General sobre la Violencia contra los Niños, el Grupo de Trabajo sobre la discriminación contra la mujer en la legislación y en la práctica y otros cuatro titulares de mandatos de procedimientos especiales, publicaron una declaración conjunta en la que exhortaban a los Estados a elevar a 18 años la edad para contraer matrimonio, tanto en el caso de las niñas como en el de los niños sin excepción, y afirmaban que el matrimonio infantil no podía justificarse por motivos tradicionales, religiosos, culturales ni económicos[2].

 

Los matrimonios infantiles y uniones tempranas o convivencias[3] son sin duda, una problemática que está invisibilizada ya que se lo suele considerar un problema de otros países y regiones del mundo.

 

Cada año, 12 millones de niñas y adolescentes se casan antes de cumplir 18 años. Esto significa 23 niñas y adolescentes unidas por minuto casi 1 cada 2 segundos[4]. Esto genera que sea algo poco considerado por quienes están a cargo de diseñar e implementar los programas y las políticas para la población infantil y adolescente.

 

Estos matrimonios y uniones a menudo se realizan con hombres de mayor edad, más experimentados, con un mayor nivel educativo y mejores prospectos económicos, al interior de claras relaciones de poder que subordinan a estas niñas. De la misma forma, también es común que se vean acompañados de violencia de género en la esfera privada del hogar.

 

En América Latina y el Caribe, la palabra uniones casi siempre se usa para referirse a las uniones o relaciones informales que no son documentadas o reconocidas por la Iglesia o el Estado. La informalidad de estas uniones hace que resulte difícil dar razón de ellas y recolectar suficientes datos para evidenciar esta problemática[5]

 

Algunos datos sobre el Matrimonio Infantil y Uniones Tempranas en América Latina y el Caribe[6]

  • La prevalencia del MIUT es de 25%, menor que la mayoría del continente de África, pero más alta que en Oriente Medio y África del Norte.
  • Las adolescentes de 15 a 18 años son las más afectadas; sin embargo, la situación puede cambiar para las niñas menores de 15 años si no hay mayor inversión para su prevención.
  • Más del 60% de las mujeres casadas en ALC antes de los 18 años son de los quintiles de ingresos más bajos, y 36% viven en zonas rurales.
  • Las niñas indígenas tienen mayor riesgo de unirse tempranamente. En Colombia, de las mujeres casadas antes de los 18 años, el 33.8% pertenecen a pueblos indígenas – casi 10% más que mujeres no indígenas.
  • Las uniones tempranas no matrimoniales son más frecuentes que el matrimonio formal y legal.

 

Según los datos disponibles, la proporción de uniones no matrimoniales representa más de 60% de todos los matrimonios y uniones tempranas en la Región.

De acuerdo con Unicef, alrededor del mundo el número de matrimonios infantiles de ambos sexos se ubica en unos 765 millones, cifra que incluye a unos 115 millones de varones que se casaron siendo niños.

 

Los países de América Latina con mayor incidencia de matrimonios infantiles de varones

  • Nicaragua 19,4%
  • Honduras 12,2%
  • Cuba 10,7%
  • Guatemala 9,6%
  • Bolivia 8,4%
  • República Dominicana 8%
  • Colombia 6,7%

 

La investigación utilizó datos comparables de 82 países, que representan el 51% de la población de hombres en el mundo, y halló que en promedio 4,5% de los hombres entre 20 y 24 años de edad se había casado o mantenía una relación conyugal antes de los 18 años.

 

El informe encontró que los países de América Latina y el Caribe incluidos en el estudio tienen los mayores niveles de prevalencia de matrimonio infantil de varones (8,3%), seguidos de las naciones del este de Asia-Pacífico (5,9%). Mientras que en las naciones de Medio Oriente es un fenómeno muy poco común (menos de 2%).

 

Esta diferencia de edad es preocupante porque las hace más dependientes de sus parejas y también más pasibles de ­experimentar violencia; de ser madres precozmente sin ­decidirlo; de abandonar la escuela para dedicarse a las tareas ­domésticas y, enseguida, al cuidado de los hijos.

 

Muchas veces, la convivencia se desencadena frente al embarazo. Otras veces, las niñas buscan salir de familias violentas o muy pobres y caen en situaciones de violencia peores, y se vuelven aún más pobres.

 

Es necesario reconocer esta realidad y profundizar su estudio. Las adolescentes tienen derecho a decidir sobre sus vidas y como sociedad debemos poder ofrecerles las mejores posibilidades para esas elecciones. Se necesitan políticas públicas que tengan en cuenta esto y disminuyan el impacto negativo que la convivencia temprana tiene sobre las niñas.

 

Propuestas[7]

  • Deben promulgarse, reforzarse y aplicarse leyes que prohíban el matrimonio infantil.
  • Además, debe prestarse más atención a las legislaciones conexas como las relacionadas con el precio de la novia y la dote, la violación en el matrimonio, el registro de nacimientos y matrimonios y la escolarización obligatoria.
  • Sin embargo, las leyes por sí solas no pondrán fin al matrimonio infantil. Básicamente, debe mejorar con la igualdad de género.
  • Por ejemplo sin ir más lejos hace apenas un mes México e reformó el Código Civil Federal para prohibir el matrimonio infantil. La reforma establece que “para contraer matrimonio es necesario haber cumplido 18 años de edad” y que el juez del Registro Civil que reciba una solicitud de matrimonio está autorizado para exigir de los solicitantes, bajo protesta de decir verdad, las declaraciones que estime pertinentes para “asegurarse de su identidad, mayoría de edad y aptitud para contraer matrimonio”
  • La legislación y la justicia también tienen que poder contribuir con sus decisiones, intervenciones y políticas a proteger a las niñas, niños y adolescentes y a favorecer y apoyar lo que hacen las escuelas o el sector educación y el de salud
  • Además, promover el empoderamiento de las niñas especialmente, para que puedan continuar la escolaridad, que reciban educación sexual integral en las escuelas y que tengan acceso a servicios de salud que les permitan prevenir embarazos tempranos, que muchas veces son la causa de la convivencia o el matrimonio.

 

[1] Informe anual del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos e informes de la Oficina del Alto Comisionado y del Secretario General. Prevención y eliminación del matrimonio infantil, precoz y forzado. Año 2014.

[2] Los cuatro titulares de mandatos fueron: la Relatora Especial sobre la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía, la Relatora Especial sobre las formas modernas de esclavitud, incluidas sus causas y consecuencias, la Relatora Especial sobre la violencia contra la mujer y la Relatora Especial sobre la trata de personas, especialmente mujeres y niños

[3] Matrimonio Infantil, Temprano y Forzado” es el término aceptado en los documentos de las Naciones Unidas a nivel internacional para describir esta práctica.  El término infantil se refiere a aquellos matrimonios y uniones que tienen lugar antes de los 18 años de edad, momento que, de acuerdo con la Convención sobre los Derechos del Niño, representa el final de la infancia. Temprano se refiere al principio de la vida conyugal que, en el caso de las niñas y las adolescentes, resulta una situación problemática al competir, por ejemplo, con el derecho de las niñas a una educación.

[4] https://www.girlsnotbrides.es/ Girls Not Brides es una alianza global de más de 1000 organizaciones de la sociedad civil comprometidas a poner fin al matrimonio infantil y uniones tempranas permitir que las niñas y adolescentes desarrollen su potencia

[5] Greene, Margaret E. Una Realidad Oculta para niñas y adolescentes. Matrimonios y uniones infantiles, tempranas y forzadas en America Latina y el Caribe. Reporte Regional. Plan International Americas y UNFPA

[6] Acelerar las Acciones para Erradicar el Matrimonio Infantil y las Uniones Tempranas  en América Latina y el Caribe. del PNUD, UNICEF, UNFPA y ONU MUJERES, 2018.

[7]  Proteger a las niñas. El uso de la ley para erradicar los matrimonios infantiles, prematuros y forzados y otras violaciones de derechos humanos relacionadas Ampliar en: https://www.girlsnotbrides.org/wp-content/uploads/2016/10/Protecting_the_Girl_Child_SP.pdf