2 de Mayo “Día Mundial contra el Bullying o Acoso Escolar”

 

En el marco de las estrategias globales dirigidas a erradicar todas las formas de violencias en todos los entornos de desarrollo de niñas, niños y adolescentes, en este día el IIN-OEA reafirma el compromiso de visualizar el fenómeno de las violencias de forma sistémica, ecológica y compleja, visualizando el accionar violento entre pares, con sus características propias, pero inserto en un universo concatenado de naturalizaciones y vulneraciones de derechos de todo el sistema de protección integral.

 

La violencia interpersonal entre escolares no debe entenderse de forma aislada a otros factores sociales, económicos, políticos, que hacen de los entornos de desarrollo de niñas, niños y adolescentes, habilitadores, promotores y generadores de situaciones de violencias.

 

Posicionados desde un enfoque ecológico, se hace necesario asumir la corresponsabilidad de todo el sistema de protección integral (familia, comunidad, Estado, mercado), respecto de las manifestaciones emergentes que pueden estructurar patrones de conducta violentos en cualquiera de sus formas: verbal, física, sexual, psicológica, relacional y sobre las propiedades de los otros.

 

Los fenómenos de agresión entre pares en el ámbito escolar o institucional pueden darse tanto de forma sostenida y frecuente, como esporádicos en sus manifestaciones. La mayoría de los estudios plantean que la agresión interpersonal es un fenómeno habitual en la infancia que va decreciendo con la edad, en general teniendo como protagonistas más a los varones que a las mujeres (aun cuando las niñas son víctimas en la misma proporción que los varones)[1].

 

Por su parte, el fenómeno del bullying o acoso, es un tipo especial de agresión, que se caracteriza por la intencionalidad en el daño y la frecuencia y repetición en el tiempo. Ha sido definido como una conducta cruel continuada y deliberada, que incluye diversas formas de violencia y malos tratos (verbales, morales, físicos). El fin de este comportamiento es someter y atemorizar al niño o niña objeto de acoso. En algunas ocasiones se establecen pactos implícitos o explícitos de silencio, de modo que el niño o niña víctima no solicita ayuda.

 

Ante esta realidad, son variadas las acciones de protección que todo el sistema de protección integral debe realizar en procura de transformaciones estructurales y estructurantes hacia una nueva forma de vínculo inter y transgeneracional.

 

A todo nivel del sistema se debe accionar buscando reconstruir la red de protección, si bien el ámbito escolar en específico, ante esta realidad, deberá encontrar mecanismos que prevengan o aborden estas situaciones, problematizando los vínculos entre pares buscando identificar y erradicar comportamientos violentos, y restaurando el ejercicio de derechos aquellas situaciones que hayan dejado secuelas.

 

El ámbito escolar es uno de los ámbitos privilegiados para la identificación de vulneraciones, por tanto, desde diferentes sectores o actores sociales, debemos proteger, aportar y respaldar el fortalecimiento de su institucionalidad, así como su capacidad de identificación, para fortalecer respuestas de protección y garantistas del ejercicio de derechos de niñas, niños y adolescentes.

 

IIN/OEA – Mayo 2019

[1] Ortega, Rosario, Sánchez, Virginia, Ortega-Rivera, Javier; Del Rey, Rosario; Genebat, Rocío (2005) Violencia Escolar En Nicaragua Un estudio descriptivo en escuelas de primaria Revista Mexicana de Investigación Educativa, JUL-SEP 2005, VOL. 10, NÚM. 26, PP. 787-804

Última modificación: 04/08/2019